Enero/Febrero 2016
.......................................................................................................................
el peso
Editorial
 
 
 

Los Idus de Marzo

Idus de marzo
Moneda acuñada por Brutus para “celebrar” la muerte de su padre César. Representa un “Pilleus de la Libertad” entre dos dagas con la inscripción “Idus de Marzo”.

[SEPA] Los idus de marzo tenían un sentido religioso en la antigua Roma y eran considerados fechas de buenos augurios para el pueblo, hasta que, en el mes de marzo del año 711 de la fundación de Roma (44 años antes de Cristo), fue asesinado Julio César por algunos senadores que, conjurados en su contra, le asestaron 23 puñaladas una de las cuales le hirió mortalmente en el pecho. El exitoso militar y conquistador, consumiendo su último aliento, miró a su hijo Brutus y le preguntó desconcertado ¿Tú también, hijo mío? El hecho ocurrió un 15 de marzo.

Estos breves pero intensos segundos de la historia humana constituyen uno de los capítulos más emblemáticos y significativos para la ciencia política y como todo evento notable, deja algunas enseñanzas. Entre ellas, destacamos las siguientes.

No siempre la república se libera de un tirano, aniquilando al tirano: La República Romana era heredera de la tradición griega y había sabido emular algunas instituciones políticas de Atenas, como el senado y una serie de magistraturas entre las que dividía el poder político. Roma, al igual que la polis ateniense había evolucionado desde una monarquía arcaica hacia una república aristocrática con mecanismos que equilibraban los poderes aristocráticos de las familias patricias originarias, con los poderes democráticos de la cada vez más creciente y económicamente relevante clase plebeya.

Entre estos mecanismos estaban por ejemplo el derecho pretoriano que fue remplazando al arcaico y aristocrático derecho civil de los patricios, cargos políticos como el “Tribuno de la Plebe” que daba participación a los plebeyos en algunos asuntos de estado, el reconocimiento de la ciudadanía a distintos estamentos de la población antes excluidos y (entre muchos otros), una institución similar a la “Tiranía” de origen griego, que consistía en la elección temporal de un ciudadano ilustre para que guíe los destinos de la república en tiempos de crisis, guerra o conquista. Muchas veces el nombramiento de este ciudadano implicaba una válvula de escape cuando el equilibrio del poder se inclinaba demasiado hacia al bando patricio o al bando de los plebeyos y tomaba medidas extraordinarias orientadas a restablecer el precario equilibrio de la república.

Entérese en Wikipedia

Los Idus de Marzo
Los Idus de Marzo

Julio César
Julio César

Marco Junio Bruto
Marco Junio Bruto

El equilibrio entre los diferentes intereses políticos romanos siempre fue frágil y no estuvo exento de episodios violentos como el que analizamos. César, a pesar de su origen aristocrático, fue funcional a los intereses de las clases más humildes en quienes respaldaba su popularidad. Al organizar las guerras y conquistas de Roma dirigía la más formidable industria de riquezas y movilidad social de la antigüedad: las legiones romanas. Roma era una nación rica por las guerras, construía caminos para que transiten sus ejércitos y para que las riquezas de las naciones conquistadas (básicamente oro, plata y trigo) fluyeran hacia la metrópolis, diseñaba acueductos para que sus ciudades y soldados tengan agua y creó una organización disciplinada y multitudinaria cuya materia prima humana estaba integrada por plebeyos, dado que la clase patricia no hubiera podido proveer por sí misma la cantidad de legionarios necesarios.

César era tributario de la desconfianza de sus pares aristocráticos que lo habían designado como dictador y que veían en este general exitoso el fin de su república aristocrática y un real peligro para sus intereses cada vez más amenazados por los plebeyos que adoraban a su líder militar, lo que originó que conspiraran en su contra para asesinarlo. ¿Salvaron a la república los conspiradores? No. En realidad provocaron una cruenta guerra civil que terminó entronizando a un ignoto y joven sobrino de César, aparentemente pusilánime que terminó con la república, fundó el imperio y gobernó autocráticamente por más de 60 años siendo el primer emperador de una larga dinastía familiar a la que sucedieron otras casa reinantes. Estamos hablando de Octavio, que adoptó el nombre de César Augusto (en homenaje a su tío), primero emperador y luego uno de los “Dioses en vida” del ara (o altar pagano) de los romanos.

La segunda enseñanza es que no se juega con los símbolos: La clase senatorial, patricia o aristocrática por definición, pretendía que luchaba en contra de un dictador demagogo encarnado en Julio César, sin entender que el conquistador de las Galias no era más que un emergente y oportunista patricio que supo aprovechar las circunstancias surgidas del crecimiento económico de las clases plebeyas de Roma, que se basaba precisamente en la conquista de territorios nuevos. A diferencia de los primitivos ejércitos de caballeros que sólo enriquecían a los patricios, el ejército de legionarios de a pie no sólo enriquecía a las clases humildes sino que las tornaba imprescindibles para la supervivencia y vigilancia de los vastos territorios conquistados. Al igual que en Grecia el conflicto político-social surgido en estas circunstancias enfrentaba los intereses de la aristocracia representados por la república y sus instituciones elitistas y los intereses de los plebeyos representados por la figura del César (no por la democracia como en Atenas).

La moneda acuñada por Brutus rodeaba a un pellius (gorro que usaban los esclavos para indicar que habían sido liberados y que era un símbolo de libertad para ellos), con dos dagas que representaban el asesinato de Julio César. Podría interpretarse que esta incorrecta combinación o fue ex-profesa, o fue un acto fallido dado que en realidad indicaba el fin de la libertad de los seguidores de César (que no eran pocos) a manos de las elites republicanas. Era cuestión de tiempo el sinceramiento de la real ecuación de fuerzas de la sociedad romana. A esta altura ya eran mayoría (numérica y económica) quienes se beneficiaban con las riquezas que incorporaban las legiones y nada podían hacer los patricios más que, o desaparecer, o convertirse en una clase cortesana sin poder real tributaria del emperador de turno. Optaron por esto último.

Una tercera enseñanza indica que no hay que confundir la victoria con la gloria y con el éxito:

Julio César obtuvo una victoria cuando conquistó la Galia, pero al desafiar al Senado cruzando con sus ejércitos el Rubicón (río que los generales romanos tenían prohibido cruzar), no tuvo éxito porque su osadía le costó la vida y no logró gobernar Roma. Sin embargo la gloria de su memoria y de sus conquistas llegó hasta nuestros días, más de 2000 años después.

Por su parte, la gloria fue algo esquivo para los conspiradores que pasaron a la historia como uno de los más importantes símbolos de la traición, sólo superados por Judas Iscariote. El estigmatizado Brutus es un ejemplo de ello. Matar a César implicó una victoria para ellos sobre el dictador que iba a destruir la república, pero no tuvieron éxito porque finalmente la república desapareció.

Por último, podemos advertir que el éxito en realidad acompañó a los intereses de los sectores que César representaba y beneficiaba y que a su muerte fueron apropiados por Augusto y luego por una larga dinastía de emperadores que fueron funcionales a la naciente clase plebeya que les toleró absolutamente todo, mientras favorecieran el esquema de conquistas que las beneficiaba. Roma como nación alcanzó a durar más de 2000 años (desde el 753 antes de la era Cristiana, hasta la caída de Bizancio en el 1453). Nació como una monarquía, tuvo un breve momento como república y luego vivió y cayó como un imperio.

Una última enseñanza nos muestra que los equilibrios sociales y políticos son mucho más inestables cuando los esquemas y leyes que imponen los gobernantes de turno no representan a una sólida mayoría de intereses. La experiencia histórica ha evidenciado que es posible gobernar desde y para minorías, pero más tarde o más temprano el edificio que se sustenta en este esquema se derrumba y al igual que las placas tectónicas del planeta, cuando más presión se acumula en las fallas o fisuras, más intenso y grave es el terremoto que arrasa con todo.

 

 

suscripción

 

 

 

OTROS ARTÍCULOS

[10-11-2015]
Ganó Macri

[FV] Por un porcentaje mucho menor de lo que se esperaba al comienzo del escrutinio, ganó el Candidato Mauricio Macri, alcanzando algo más que el 51% de los votos emitidos contra un 48,6% de votos obtenidos. ...Ir al artículo

[10-11-2015]
Matar en París

París
[SEPA] La noche del viernes 13, seguramente quedará en la memoria de André (cambiamos su nombre) como la más traumática de su vida. Este joven de alrededor de 29 años, casi un adulto para los parámetros actuales, había programado salir ....Ir al artículo

[26-08-2012]
Noticias de la Guerra Invisible

[VF] "Destruir, negar, degradar, interrumpir, engañar, corromper o usurpar a los adversarios que tienen la capacidad de usar el dominio del ciberespacio en su propio beneficio" ....Ir al artículo

[18-04-2011]
¿Podremos Llegar a Viejos?

[SEPA/Diario El Peso] Cuenta la secreta historia argentina, que los mayores héroes involuntarios de la independencia, fueron los negros y mulatos que a cambio de su libertad, o tal vez en agradecimiento por ella, integraron las filas del heroico “Regimiento de Pardos y Morenos ...Ir al artículo

[15-06-2009]
Cuando alguien pierde otro gana

[S.M.D/Diario El Peso] - Cuando el Físico y Premio Nobel danés Niels Bohr (1885-1962) definió a los expertos como “…aquellas personas que han cometido todos los errores posibles en un muy reducido campo del conocimiento…”, tal vez ...Ir al artículo

 

 

ARTÍCULOS RECIENTES

- Trappist: Un portal a nuevos mundos

- Primer embrión artificial con células madre

- Detector de emociones

- Macri, Medios, Mentiras y… ¿Cambio?

- La Falsa Medida del Mundo

- Ex-Libris

- Números Fríos, Deuda Caliente

- Diario de los Libros

- Frases Destacadas

- Investigación: Cambio y Fuera

- El Show de Trump o la Trampa de la Globalización

- Mester de Juglaría

- Por un Litio Sustentable

- Vientos Marcianos Esculpen Montañas

- Homenajes Musicales

Diario El Peso - Editado por S.E.P.A. [Servicios Editoriales Periodísticos Argentinos] - República Argentina

Registro de Propiedad Intelectual I.N.P.I - Nº Ac. 2883918 (s.r.m.)

Contactos: redaccion@diarioelpeso.com - publicidad@diarioelpeso.com - suscripcion@diarioelpeso.com