Febrero 2017
.......................................................................................................................
el peso
 
 
 

Fidel Castro
Morir de viejo

Fidel Castro

[FV] Hoy en día casi nadie se acuerda de la Cuba de Fulgencio Batista (que es lo mismo que decir la Cuba de los Estados Unidos, otrora un centro prostibulario, mafioso, capital de la droga y patio trasero de los americanos), salvo por documentales en Blanco y Negro que han recuperado imágenes de una época, ya incomprensible para los jóvenes modernos.

Hoy en día, casi nadie se acuerda de la Cuba del “Che Guevara”, aquel mítico médico argentino luego devenido guerrillero que en el afán de expandir su revolución socialista mató y murió en su ley fusilado en Bolivia; mientras su icónica imagen, convertida casi en un logo comercial despojado de significado político, adorna las remeras, calcomanías, pines y banderines de millones de personas que no saben -ni en realidad quieren saber- quién ha sido.

Hoy en día casi nadie se acuerda de la Cuba del primer Fidel Castro, aguerrida aliada de la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (U.R.S.S.) que exportaba revoluciones y tuvo a la humanidad en vilo y al borde de la guerra nuclear en la década del ’60 del siglo pasado durante la crisis de los misiles soviéticos.

El anciano estadista y comandante retirado -que falleció durante un black friday- ya poco tenía de aquel joven abogado doctorado en Derecho Civil, luego revolucionario que fuera uno de los líderes más influyentes de la juventud en las décadas de los 60 y 70 del siglo pasado, hoy sesentones que tampoco tienen mucho que ver con su alter ego juvenil.

La Cuba que finalmente logró construir, tampoco tiene que ver con la Cuba imaginada por los jóvenes Castro y Guevara, ni con la que pretende la propaganda política del régimen, ni tampoco con la divulgada por la propaganda política de sus eternos antagonistas norteamericanos.

Cuba es un país económicamente limitado, entre otras razones (aunque no la única), por el permanente bloqueo estadounidense; es también un país políticamente autoritario (no es una democracia, ni tiene estándares aceptables en algunas cuestiones relativas a los Derechos Humanos y las Libertades de Prensa y Expresión); sin embargo ha desarrollado un sistema educativo y sanitario notablemente expandido, no hay desnutrición, no hay analfabetismo y sus índices de violencia urbana o delictual son notablemente bajos. Si se analiza a Cuba con parcialidad cualquier sesgo da una imagen distorsionada. Hoy no es la dictadura agobiante que fusiló opositores y expulsó a los cubanos radicados en Miami, pero tampoco es el ejemplo de política distributiva que pregonan sus defensores.

Según el cristal con el que se analice la realidad cubana, podrá denostarse al régimen o ensalzarlo pero ambas visiones son una impostura. Hay quienes dicen que la muerte de Castro puede inaugurar una nueva época una transición, una salida del régimen pero ello no es así. Antes, su retiro y la asunción de Raúl Castro inició una transición hacia una economía un poco más abierta, aunque ello no significa necesariamente una mejora de los estándares políticos hacia un sistema más participativo o democrático desde una perspectiva liberal..

Entérese en Wikipedia

Cuba
Cuba

Fidel Castro
Fidel Castro

Fulgencio Batista
Fulgencio Batista

Che Guevara
Che Guevara

China es un ejemplo de ello ya que ha desarrollado una próspera economía de mercado bajo una dictadura y occidente cínicamente ignora su perfil dictatorial y violador sistemático de los Derechos humanos, que es exponencialmente mucho más cruento que el de Cuba.

Grandes consorcios occidentales invierten más en China que en los países democráticos de occidente que los vieron nacer, porque ofrece ventajas que mejoran su competitividad y maximizan sus ganancias a cambio de una directa explotación laboral de los trabajadores chinos y porque no existen exigencias relativas al cuidado del medio ambiente que encarezcan los costos de producción, entre otras razones de similar tenor.

Nada mejor que una dictadura para garantizar los costos bajos de producción. Occidente prefiere pagar el costo social de la desocupación y de la depredación ecologica antes que pagar salarios adecuados.

Los regímenes personalistas como el de Fidel Castro, sin perjuicio de que hayan tenido logros o algunas ventajas para sus ciudadanos, son una bomba de tiempo. Acumulan tanta presión entre sus opositores largamente postergados, que pueden terminar provocando una gran implosión de todo el sistema político y económico, tal como sucedió en la Yugoslavia del Mariscal Josip Broz Tito (aunque justo es reconocer que los Balcanes tienen un fuerte ingrediente de nacionalismos ancestrales que agudizó la crisis).

El caso de Cuba presenta un desafío. El actual sistema está estructurado para distribuir de manera más o menos equitativa la pobreza sin grandes distorsiones (más allá de que los funcionarios del régimen tengan privilegios que no tienen los ciudadanos comunes). Pero este mínimo esquema distributivo garantiza a sus ciudadanos algún acceso a la educación, a la salud y a una nutrición más o menos sustentable (lo que no es poco, pero tampoco suficiente).

Si cayera el régimen (lo que todavía no ha ocurrido) sin que la violencia fagocite a la sociedad cubana (algo improbable) podrían afluir más capitales a la isla; pero si ocurre bajo un esquema de distribución diferente al actual (como sucede en el mundo), provocaría asimetrías que concentren la riqueza y generen indigencia (no ya pobreza) dándose la paradoja de que haya más dinero en la isla pero también muchos más indigentes, con la consecuente aparición de la violencia urbana y el narcotráfico.

Es de esperar que la justificada impaciencia de los cubanos exiliados y de la nueva administración de Estados Unidos hoy encabezada por Donald Trump no terminen llevando a la isla a un estallido que eche por tierra la relativa paz social y la incipiente apertura que hoy sucede. Fomentar un gradual ablandamiento del régimen mediante la progresiva instauración de instituciones participativas y algunas reformas económicas sería deseable antes que una guerra civil.

Es sabido que tanto el desarrollo económico (caso China) como un desarrollo social relativamente equitativo (caso Cuba), sin instituciones republicanas no son situaciones ideales en un mundo que aspira a ser civilizado; pero pretender alcanzar lo que se desea a costa de lo que se tiene, puede llevar a la pérdida de ambas cosas. Que no sea éste el caso de Cuba.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

suscripción

 

 

 

OTROS ARTÍCULOS

[28-02-2015]
Crímenes del Poder

[SEPA] Un antiguo libro, seguramente apócrifo, que data de 1920 titulado “Clasificación Sistemática de los Crímenes” firmado por un tal Jacobo Ripper (que imagino un pseudónimo), hace una detallada taxonomía de tales actos, en la que podemos encontrar una categoría a la que denomina “Crímenes que provocan la muerte”. ...Ir al artículo

[15-11-2014]
Los Jinetes del Apocalipsis

[SEPA-Diario El Peso] En medio de una borrachera mediática de trivialidades, se está generando en el mundo una masa crítica y simultánea de conflictos como nunca se ha visto desde la finalización de la segunda guerra mundial. Una suerte de “caos controlado” (por el momento), en diferentes regiones geográficas. ...Ir al artículo

[26-08-2012]
Noticias de la Guerra Invisible

[VF] "Destruir, negar, degradar, interrumpir, engañar, corromper o usurpar a los adversarios que tienen la capacidad de usar el dominio del ciberespacio en su propio beneficio" ....Ir al artículo

[30-11-2011]
La "Gran Guerra" del Siglo XXI

[SEPA/Diario El Peso] El Presidente de los Estados Unidos Barack Obama, modificó el concepto de "guerra preventiva contra el terrorismo" que caracterizó la doctrina de su predecesor, el republicano George W. Bush. ...Ir al artículo

[08-10-2011]
El Gran Dictador

[SEPA/Diario El Peso] A los pocos días de haber comprado un libro, recibí un mail que me dejó perplejo y cuyo texto interrogaba ¿Te gustó “El Abuso del Mal” de Richard J. Bernstein? Y concluía ¡Déjanos un cometario! ...Ir al artículo

 

ARTÍCULOS RECIENTES

- Nueva Bacteria en la Antártida

- El Verdadero Tesoro del ARSAT-3

- La "Cooperación" en Propiedad intelectual: ¿A quién protegen?

Indicios de violación en la simetría materia-antimateria en un experimento con neutrinos

Microelectrónica: ¿Tiene Futuro en Argentina?

Calidad Microbiológica de Pimentón Nacional

¿Catalunya Independiente?

- La Incógnita del Presente

Sin inversión no hay desarrollo

Frases Destacadas

¿Quién gana con la flexibilización laboral?

Diario de los Libros

La Vida en Cuadritos

Ciencia Argentina: Perspectiva Desdibujada

¿Cuál es la Lección de Hiroshima?

Homenajes Musicales

La Falsa Medida del Mundo

Mester de Juglaría

Ex-Libris

Diario El Peso - Editado por S.E.P.A. [Servicios Editoriales Periodísticos Argentinos] - República Argentina

Registro de Propiedad Intelectual I.N.P.I - Nº Ac. 2883918 (s.r.m.)

Contactos: redaccion@diarioelpeso.com - publicidad@diarioelpeso.com - suscripcion@diarioelpeso.com