Sepa & Diario El Peso
Junio 2021
Edición Aniversario
12 años de Diario El Peso
Inicio
Editoriales
Literatura Popular
Literatura Ilustrada
Antología
Trece Misterios
Ciencia
Ensayos
Historia
Artículos
Música
Pensamientos
Novedades

El Extraño Caso del Sr. Valdemar

por Edgar Allan Poe

No me sorprende que el extraordinario caso del Sr. Valdemar haya generado tanta polémica. Hubiera sido un milagro que ello no aconteciere, especialmente en estas circunstancias. Quienes participamos queríamos mantener este suceso alejado del público; por lo menos por un tiempo o hasta que pudiéramos investigar un poco más lo que ocurrió. Sin embargo y pese a nuestros esfuerzos, se difundió una versión tan espuria como exagerada que provocó muchas tergiversaciones y, como era de prever, un gran escepticismo.

Siento que ha llegado el momento de dar a conocer los hechos, en la medida de mi comprensión. Helos sucintamente aquí:

En los últimos años estuve reiteradamente atraído por el estudio del mesmerismo; y hace aproximadamente nueve meses advertí que, en entre los experimentos realizados hasta ahora, había una importante e inexplicable omisión. Nadie había sido hipnotizado in articulo mortis. Por lo tanto quedaba por averiguar, primero; si un paciente en ese estado era susceptible de influencia magnética; segundo, si en caso de que lo fuera, su condición aumentaría o disminuiría dicha susceptibilidad y tercero; hasta qué punto o por cuánto tiempo la hipnosis podría detener la invasión de la muerte. Había otros puntos por comprobar, pero éstos excitaban en mayor grado mi curiosidad, especialmente el último por la enorme importancia de sus consecuencias.

Buscando algún sujeto que pudiese aclararme estos puntos pensé en mi amigo, el Sr. Ernest Valdemar, conocido compilador de la Bibliotheca Forensica y autor (bajo el nom de plume de Issachar Marx) de las visiones polacas de Wallenstein y Gargantúa. El Sr. Valdemar, que residía principalmente en Harlem, Nueva York, desde el año 1839, llama (o llamaba) particularmente la atención por su extrema delgadez (sus extremidades inferiores se asemejaban mucho a las de John Randolp) y también por la blancura de sus patillas, que contrastaban violentamente con la negrura de su cabello, el cual hacía suponer que usaba una peluca. Su temperamento era singularmente nervioso y hacía de él un buen sujeto para la experiencia mesmérica. En dos o tres ocasiones había conseguido dormirle sin mucha dificultad, pero me decepcionó no alcanzar otros resultados que su peculiar constitución me habían hecho naturalmente anticipar. Su voluntad no quedaba completamente sometida a mi gobierno y por lo que respecta a la clarividencia, no pude obtener de él nada digno de relieve. Siempre atribuí mi fracaso a su delicado estado de salud. Unos meses antes de conocerle, sus médicos le habían diagnosticado tuberculosis. El Sr. Valdemar siempre se refería con calma a su cercano fin, como algo que no podía ser ni evitado ni lamentado.

Cuando se me ocurrieron por primera vez las ideas que he mencionado, consideré natural pensar en el Sr. Valdemar. Conocía demasiado la serena filosofía de mi amigo para temer algún escrúpulo de su parte y además, carecía de parientes en América que pudieran oponerse. Le hablé francamente del asunto y, para sorpresa por mi parte, su interés pareció vivamente excitado. Digo con sorpresa porque, si bien siempre se había prestado amablemente a mis experiencias, nunca había demostrado el menor interés hacia ellas. Su enfermedad era de las que permiten calcular con exactitud la época de la muerte y acordamos que me mandaría a buscar unas veinticuatro horas antes del término fijado por los médicos para su deceso.

Hace más de siete meses recibí del Sr. Valdemar la siguiente nota escrita de su puño y letra:

Querido P... Puede usted venir ahora. D... y F... están de acuerdo en que no puedo pasar de la media noche de mañana, y creo que han acertado la hora con bastante aproximación.
Valdemar

Pdf

Cuento Completo en PDF

El Extraño Caso del Sr. Valdemar

 

¿Quién fue Edgar Allan Poe?

Edgar Allan Poe

[SEPA] Edgar Allan Poe (1809-1849) fue un periodista y escritor estadounidense muerto prematuramente y considerado uno de los maestros indiscutibles del cuento corto, de la novel gótica, extraordinario cultor de los géneros de terror y detectivesco y uno de los autores fundacionales la ciencia ficción. Hijo de actores itinerantes, quedó huérfano a los dos años, siendo niño fue adoptado por un matrimonio adinerado, Frances y John Allan. De su padre adoptivo tomaría su apellido para agregarlo al de su nacimiento, ya que había sido bautizado como Edgar Poe en su Boston natal.

Su difícil temperamento juvenil lo llevó a dejar su hogar y la universidad de Virginia en la que se había comenzado a estudiar y a distanciarse de su familia adoptiva, terminando desheredado por su padre adoptivo. Tuvo oportunidad de asistir a la Universidad de Virginia, por su afición al juego y a la bebida fue expulsado. Luego de su breve experiencia universitaria en la que se destacó por su inteligencia, viajó a Boston; donde publicó anónimamente su primer libro, Tamerlán y otros poemas (1827).

Se alistó luego en el ejército, en el que permaneció dos años. En 1829 apareció su segundo libro de poemas, Al Aaraaf, y obtuvo, por influencia de su padre adoptivo, un cargo en la Academia Militar de West Point, de la que a los pocos meses fue expulsado por negligencia en el cumplimiento del deber.

¿Qué dice Wikipedia?

Influencia de Poe
Influencia de Poe

Lor Crímenes de la Calle Morgue
Los Crímenes de la Calle Morgue

Entierro Prematuro
Entierro Prematuro

Después de la publicación de su tercer libro, Poemas (1831) al año siguiente se desplazó a Baltimore, donde contrajo matrimonio con su jovencísima prima Virginia Clemm, que tenía entonces catorce años. Por esta época entró como redactor en el periódico Southern Baltimore Messenger, en el que aparecieron diversas narraciones y poemas suyos. Bajo su dirección este periódico se convertiría en el más importante del sur del país. Más tarde colaboró en varias revistas en Filadelfia y Nueva York, ciudad en la que se había instalado con su esposa en 1837.

Su labor como crítico literario le granjeó cierta notoriedad y sus ideas acerca del cuento y de la naturaleza de la poesía estarán destinadas a ejercer una innegable influencia en la literatura. En 1840 publicó en Filadelfia Cuentos de lo grotesco y lo arabesco; obtuvo luego un extraordinario éxito con El escarabajo de oro (1843), relato acerca de un fabuloso tesoro enterrado, tan emblemático de su escritura como el poemario El cuervo y otros poemas (1845), que llevó a la cumbre su reputación literaria.

La enfermedad de su esposa convirtió su matrimonio en una experiencia amarga; cuando ella murió, en 1847, se agravó su tendencia al alcoholismo y al consumo de drogas, según testimonio de sus contemporáneos. Ambas adicciones fueron, con toda probabilidad, la causa de su muerte, acaecida en 1849: fue hallado inconsciente en una calle de Baltimore y conducido a un hospital, donde falleció pocos días más tarde, aparentemente de un ataque cerebral.

Lo notable de este escritor, quizás tanto como su obra, es la influencia que tuvo en la literatura posterior ya que puede decirse que la llamada literatura victoriana de fenómenos sobrenaturales y autores tan dispares como Charles Boudelaire, Fedor Dostoyevsky, Willian Faulkner, Franz Kafka, H. P. Lovecraft, Arthur Conan Doyle, M. R. James, Ambrose Bierce, Guy de Maupassant, Thomas Man, Jorge Luis Borges, Clemente Palma, Julio Cortázar y Rubén Darío han reconocido su admiración por él y la influencia que ha ejercido en sus obras.

 

 

 

 

OTROS ARTÍCULOS

 

Acuérdate de Azerbaiján por Roberto Arlt

[SEPA] Roberto Emilio Godofredo Arlt nació en Buenos Aires el 26 de abril de 1900 de padre prusiano y madre Austrohúngara. Narrador, periodista y dramaturgo, su producción escrita comprende cuatro novelas ...ir al artículo

La Lluvia de Fuego por Leopoldo Lugones

[SEPA] Leopoldo Lugones (1874-1938): Fue un escritor argentino nacido en la pequeña localidad de Villa de María del Río Seco ubicada al norte de la Provincia argentina de Córdoba. Su vida constituye, por sí misma, casi una novela ...ir al artículo

El Amo de Moxon por Ambrose Bierce

[SEPA] La vida de Ambrose Bierce (1842-1914) fue intensa, sufrida y extraña hasta su desaparición; pues nadie pudo atestiguar su muerte, como si hubiera ingresado en una de sus propias ficciones. Fue el décimo de doce hijos de un puritano matrimonio calvinista formado ...ir al artículo

Las Pisadas Misteriosas

[Gilbert Keith Chesterton] Si alguna vez, lector, te encuentras con un individuo de aquel selectísimo club “Los Doce Pescadores Legítimos” cuando concurre a su comida anual reglamentaria en el Vernon Hotel; podrás advertir, mientras se despoja de su abrigo, que su traje de noche es verde y no negro. Si le preguntaras, suponiendo que tuvieras la inmensa audacia de dirigirte a él, el porqué de esta indumentaria, probablemente te contestaría ...Ir al artículo

Las Puertas Secretas del Vaticano

[Artemio Gris - SEPA] Existe consenso en asignar a la palabra Vaticano un origen etrusco. Los etruscos fueron predecesores de Roma y coexistieron con el mundo helénico, del cual adoptaron una variante ...Ir al artículo

 

Diario El Peso - Editado por S.E.P.A. [Servicios Editoriales Periodísticos Argentinos] - República Argentina

Registro de Propiedad Intelectual I.N.P.I - Nº Ac. 2883918 (s.r.m.)

Contactos: redaccion@diarioelpeso.com - publicidad@diarioelpeso.com - suscripcion@diarioelpeso.com