Sepa & Diario El Peso
 
Enero 2023
Inicio
Editoriales
Literatura Popular
Literatura Ilustrada
Antología
Trece Misterios
Ciencia
Ensayos
Historia
Artículos
Música
Pensamientos
Novedades

La Luz Interior

Por Arthur Machen

[Arthur Machen] Una tarde otoñal, cuando la suciedad de Londres estaba se esfuminaba en la breve neblina azulada y sus paisajes con sus largas calles parecían espléndidas, el señor Charles Salisbury paseaba por Rupert Street, aproximándose con lentitud a su restaurante favorito. Miraba hacia abajo escudriñando el pavimento y así fue que chocó, al pasar por la angosta puerta, con un hombre que subía del fondo de la calle.

Le ruego que me disculpe; no miraba donde iba. ¡Pero…si es Dyson!

— Sí, en efecto. ¿Cómo está usted, Salisbury?

Muy bien. Pero; ¿Dónde ha estado, Dyson? No creo haberle visto en los últimos cinco años.

— No, me atrevería a decir que no. ¿Recuerda que estaba en apuros cuando vino usted a mi casa de Charlotte Street?

— Perfectamente. Creo recordar que me contó usted que debía cinco semanas de alquiler, y que se había desprendido de su reloj por una insignificante suma.

Mi querido Salisbury, su memoria es admirable. Sí, estaba en apuros. Pero lo curioso es que poco después de que usted me viera, aumentaron mis problemas. Mi situación financiera fue descrita por un amigo como ‘sin blanca’. No apruebo los vulgarismos, acuérdese usted, pero ésa era mi condición. ¿Qué tal si entramos? Podría haber otras personas igualmente interesadas en comer. Es una debilidad humana, Salisbury.

— En efecto, vayamos. Mientras paseaba me preguntaba si estaría libre la mesa de la esquina. Como usted sabe tiene respaldos de terciopelo.

— ¿Qué hizo entonces? —preguntó Salisbury, quitándose el sombrero y acomodándose al borde del asiento, mientras ojeaba el menú con vivo interés.

— ¿Qué hice? Pues me senté y reflexioné. Había recibido una excelente educación clásica y sentía una categórica aversión por cualquier clase de negocio: ése fue el capital con el que me enfrenté al mundo. Sabe usted, he oído a gente calificar a las aceitunas de desagradables. ¡Qué lamentable prosaísmo! A menudo he pensado, Salisbury, que podría escribir poesía sincera bajo la influencia de las aceitunas y el vino tinto. Pidamos Chianti; puede que no sea muy bueno, pero la botella es sencillamente encantadora.

— Se está muy bien aquí. También podemos pedir una botella grande.

— De acuerdo. Entonces reflexioné sobre mi falta de perspectivas y determiné embarcarme en la literatura.

— Realmente es extraño. Parece usted encontrarse en circunstancias bastante confortables, aunque...

— ¿Aunque? ¡Qué sátira sobre tan noble profesión! Me temo, Salisbury, que no tiene usted una buena opinión acerca de la dignidad de un artista. Me ve sentado frente al escritorio o al menos puede verme, si se molesta en llamar, con pluma y tinta y la pura nada ante mí y si vuelve a las pocas horas con toda probabilidad encontrará una obra de creación.

— Sí, completamente de acuerdo. Tengo idea de que la literatura no es remunerativa.

— Está usted equivocado; sus recompensas son inmensas. Puedo mencionar, de paso que, al poco tiempo de verle a usted logré un pequeño ingreso. Un tío murió y resultó inesperadamente generoso.

— ¡Ah!, ya veo. Debe haber sido oportuno.

— Fue agradable, innegablemente agradable. Siempre lo he considerado como una dotación para mis investigaciones. Le decía a usted que yo era un hombre de letras; quizás sería más correcto describirme a mí mismo como un hombre de ciencia.

— Mi querido Dyson, verdaderamente ha cambiado usted mucho en los últimos años. Pensaba, sabe usted, que era una especie de ciudadano ocioso, el tipo de hombre que puede encontrarse uno en la acera norte de Picadilly de mayo a julio.

— Así es. Aún entonces me estaba formando, aunque inconscientemente. Como usted sabe, mi pobre padre no tuvo los medios para enviarme a la universidad. En mi ignorancia solía quejarme por no haber completado mi educación. Locuras de juventud, Salisbury; Piccadilly era mi universidad. Allí empecé a estudiar la gran ciencia que todavía me ocupa.

— ¿A qué ciencia se refiere?

— A la ciencia de la gran ciudad; la fisiología de Londres; literal y metafísicamente el tema más grande que puede concebir la mente humana. ¡Qué admirable asado de carne! Indudablemente el definitivo final del faisán. A veces me siento todavía absolutamente abrumado cuando pienso en la inmensidad y complejidad de Londres. París puede llegar a entenderse a fondo mediante una razonable dosis de estudio; pero Londres es siempre un misterio. En París se puede decir: Aquí viven las actrices, aquí los bohemios y los ratés; pero en Londres es diferente. Se puede señalar con bastante exactitud una calle como morada de las lavanderas; pero en el segundo piso pude haber un hombre estudiando los orígenes de los caldeos, y en el desván, un artista olvidado agoniza lentamente…(Click aquí para seguir leyendo)

Pdf

La Luz Interior
Por Arthur Machen
PDF para descargar gratis

 

Arthur Machen: Un Navegante de la Oscuridad

[SEPA] Arthur Machen fue un escritor galés nacido en 1863 y fallecido en 1947. Su obra se inscribe en el género del Terror Fantástico que encuentra raíces en las mitologías y tradiciones celta, romana y medieval; sin embargo, puede afirmarse que su proximidad a la literatura no se limita al mero ejercicio del oficio de escribir e imaginar historias sino que se tradujo en una actitud frente a la vida, que le granjeó no pocas experiencias que hubieran sido materia de narraciones tan intensas como las que plasmó en el papel.

Actor trashumante y periodista corresponsal de guerra, tuvo trabajos siempre vinculados a la literatura, como el de lector de manuscritos del editor Ernest Benn. Desde el principio de su carrera literaria Machen expuso en sus obras sus creencias místicas de que, más allá de lo existente en el mundo ordinario se esconde otro mundo misterioso y extraño que quebranta las leyes de la lógica y la razón cotidianas. Fue iniciado en la Hermetic Order of the Golden Down (Orden Hermética de la Aurora Dorada) extraña organización ocultista integrada por escritores notables irlandeses como Bram Stoker (autor de Drácula), el poeta y Premio Nobel William Butler Yeats, el dramaturgo y también Premio Nobel George Bernard Shaw. Mucho antes habían pertenecido a esta orden la escritora británica Mary Shelley (autora de Frankestein o el moderno prometeo), el escritor, pintor y ocultista británico William Blake, entre otros notables.

¿Qué dice Wikipedia?


El Gran Dios Pan


Aurora Dorada


Narrativa Gótica

Entre las obras más representativas se encuentran “Los tres impostores”, “El Gran Dios Pan” y “El Pueblo Blanco”, siendo la segunda de ellas considerada el mejor relato fantástico jamás escrito; aunque su legado es vasto y muchos agregan a esta lista muchas otras obras de Machen como por ejemplo “Vinum Sabbati” o “El sello negro”.

Considerado como un escritor de culto, nunca tuvo fama duradera en vida, salvo por un breve período en el que, como corresponsal de guerra de la primera guerra mundial, escribió la crónica de “Los Ángeles de Moon”, en la cual relataba que las tropas británicas fueron asistidas por entidades angélicas en una batalla decisiva. Lo curioso del caso es que miles de personas atestiguaron los hechos narrados con posterioridad a su publicación y sobre todo por la inexplicable victoria británica frente a una abrumadora superioridad numérica y tecnológica de las tropas alemanas que hacía impensable su derrota. Esos testimonios narraban sobre entidades lumínicas que provocaban miles de bajas entre los alemanes que caían sin ninguna explicación.

De su pertenencia a la Golden Dawn (o Aurora Dorada) circula una anécdota ocurrida durante las reuniones de la Orden, en las cuales se adentraban en los misterios del espiritismo, una creencia muy en boga a comienzos del siglo XX, al punto que Arthur Conan Doyle (médico, militar y escritor de origen irlandés, creador de Sherlock Holmes) había cultivado toda su vida esta disciplina. Cuentan Louis Pawels y Jaqcues Bergier en el Retorno de los Brujosque, en estas reuniones contaban con la participación de un joven adepto al que consideraban como un sujeto ideal, por sus características psíquicas, para ser formado como un médium para conectarse con entidades de otras dimensiones (espíritus y demonios).

Este sujeto, intelectualmente muy rústico pero con tendencias artísticas, durante las sesiones solía entrar en trance, cambiar su voz y sufrir convulsiones como un epiléptico expulsando espuma de su boca y profiriendo sonidos similares a un idioma pero desconocido.

Finalmente terminaba la sesión y aterrorizado confesaba haber estado en contacto con ciertas entidades “superiores y desconocidas” que lo dominaban. El joven adepto finalmente se alejó del grupo y nunca más supieron de él hasta unos años después. Su nombre era Adolfo Hitler. Luego de permanecer un tiempo en la orden, Machen fue dejando de frecuentarla, hasta que antes de la guerra la organización dejó de reunirse.

En su ocaso y luego de terminada la segunda guerra mundial fue acusado de filonazi por su pertenencia a la orden hermética de la Aurora Dorada, lo que le valió en los hechos el ostracismo y el olvido; circunstancias de la cuales fue protegido por un grupo de importantes escritores -pertenecientes a la Orden- y que le ayudaron dándole una casa y financiando sus gastos. Gracias a ellos, sus cinco últimos años fueron un oasis de paz y tranquilidad hasta su muerte a la longeva edad de 88 años, ocurrida en 1947.

 

 

 

 

OTROS ARTÍCULOS

 

[SEPA] Arthur Machen fue un escritor galés nacido en 1863 y fallecido en 1947. Su obra se inscribe en el género del Terror Fantástico que encuentra raíces en las mitologías y tradiciones celta, romana y medieval; sin embargo, puede afirmarse que su proximidad a la literatura no se limita al mero ejercicio del oficio de escribir ...Ir al artículo

[SEPA] Horacio Silvestre Quiroga Fortaleza (1878-1937) fue un escritor rioplatense con profundas raíces argentinas que nació en la localidad de Salto en la Banda Oriental del Uruguay. Por parte de padre descendía ...Ir al artículo

[SEPA] Leopoldo Lugones (1874-1938): Fue un escritor argentino nacido en la pequeña localidad de Villa de María del Río Seco ubicada al norte de la Provincia argentina de Córdoba. Su vida constituye, por sí misma, casi una novela ...ir al artículo

[Silvio Marcelo Dall'Ara] Howard Phillips Lovecraft, atribuye al maldito libro de la ley de los muertos, del enloquecido árabe Abdul Alhazred,el siguiente fragmento :

“… Por su insano olor los conoceréis. Su mano os aprieta las gargantas pero ni aun así los veirés, y su morada es una ...

...ir al artículo

[Arthur Machen] -Hechicería y santidad, -dijo Ambrose-, estas son las únicas realidades. Cada una es un éxtasis, un alejamiento de la vida común. Cotgrave escuchaba interesado. Había sido traído ...ir al artículo

Diario El Peso - Editado por S.E.P.A. [Servicios Editoriales Periodísticos Argentinos] - República Argentina

Registro de Propiedad Intelectual I.N.P.I - Nº Ac. 2883918 (s.r.m.)

Contactos: redaccion@diarioelpeso.com - publicidad@diarioelpeso.com - suscripcion@diarioelpeso.com